domingo, 8 de octubre de 2017

Octubre: Vacaciones!

Octubre ya está aquí

Hace una semana que inauguramos el mes de octubre. Se estrenó bajo un manto de lluvia y en domingo, fue un día más que movido, fue convulso y no pasó desapercibido para nadie.  No quiero hablar de la situación que estamos viviendo por Barcelona, porque creo que estamos más que saturados de información, ya sea de una índole u otra, pero hay información de sobra. Solamente diré que estamos viviendo días tensos, llenos de incertidumbre y muy desagradables. Los interrogantes y la pasión de algunos que llevan al radicalismo, ya sea de un extremo u otro, nunca va bien. A pesar de que la ilusión y la pasión están muy ligadas, no va bien llevarlo al fanatismo, porque eso ciega más que la propia ceguera. No me gusta que la gente pierda el respeto, se altere y menos que no empatice. Todo puede llegar a buen puerto, si unos escuchan y otros ven más allá.

Ahí queda mi reflexión con la esperanza de que el odio se convierta en amor, que las palabras sean las únicas armas, y que todo vuelva a la normalidad.

Oficialmente de Vacaciones 

Yo llevaba tiempo deseando que llegase octubre, porque ahí en un rinconcito de ese mes estaban las ansiadas vacaciones. Por fin, han llegado, se han hecho de rogar, pero ya están aquí. A pesar de los momentos tan vibrantes que estamos sintiendo, ahora es el momento de preparar la maleta y prepararnos para el gran viaje.

Las últimas semanas se me hicieron realmente largas, veía que la fecha estaba ahí, pero parecía que nunca llegase. Ahora puedo decir que estamos oficialmente de vacaciones. Nos espera un viaje a Japón y Corea del Sur. Me da un poco de vértigo, aunque lo afronto con muchas ganas de emprender esta nueva aventura.  Kenzie no nos acompañará, ella también se merece unas vacaciones. Ella se quedará con mis padres. Realmente venir con nosotros no era muy buena idea, y no porque ya tenga una edad, que también, si no porque, aunque fuera más joven, no es un viaje para ella. Son demasiadas horas en un avión, demasiado estrés y demasiado cambio, que no es necesario que lo padezca, cuando no voy a viajar sola, y no es necesario que venga.  Por supuesto que en el fondo me encantaría que viniera, ya que me sentiría más cómoda y segura, pero no es plan de ser egoísta. Ella también se merece un descanso y unas merecidas vacaciones. 

Los preparativos y Kenzie

Ahora que ya empezamos con los preparativos de la maleta, se nota que Kenzie se huele algo, porque está más rebelde de lo habitual. Intenta guiar mal, para que esté más atenta, para que le haga caso. En casa, nos persigue a todas partes, nos controla, y no nos quita ojo de encima, para saber dónde estamos en cada momento. En cuanto ve que estamos en el sofá, se viene a nuestro lado buscando mimos, incluso, como si fuera una cachorra, nos trae juguetes, para que juguemos con ella. Sin tener ordenador, sin tener móvil, ni agendas, sabe perfectamente que nos vamos. 

Maletas y Kenzie mirándonos

He estado más nerviosa los días antes de las vacaciones, pensando que no me daría tiempo a preparar las cosas que ahora mismo. Ahora mismo a unas horas de volar, me da igual meter un jersey menos o un pantalón menos. Con los viajes, he aprendido que no hace falta llevarse de todo, si se necesita algo, siempre se puede comprar. Cierto que esto lo digo antes de cerrar la maleta, ya veremos cuando intente cerrarla.  

Hasta la vista

A la vuelta os contaré cómo ha ido por el país del Sol naciente. 

¡Hasta luego!  

        でわまた    
        

                           안녕하세요!

No hay comentarios:

Publicar un comentario