BIENVENIDOS A LA MALETA DE PILI:

Una maleta cargada de ilusiones, aventuras, anécdotas, sorpresas, recuerdos y mucho más…







martes, 3 de julio de 2012

NOS VAMOS DE VACACIONES



 Como siempre dejamos todo para el último momento, y aún estamos con los preparativos. Estamos preparando la maleta. Nos vamos una semanita de vacaciones. Este año no son vacaciones merecidas, porque llevamos unos cuantos meses, desde que vinimos, sin hacer nada. Sí, buscando trabajo, pero estamos, desafortunadamente, en vacaciones continuas. Aunque, a parte de estar en búsqueda activa de empleo, también hemos aprovechado para ampliar nuestro conocimiento, o bien, hacer cosas para no pensar tanto en la desastrosa situación del país.  

Carlos desde hace unos meses se apuntó al gimnasio, le mantiene activo y se pone en forma. Ya que Irlanda, la Guinness y  los malos hábitos, nos pasó factura en nuestro estado físico. Yo, por el contrario, aparte de realizar un curso de Telemarketing que duró un mes, me apunté a un voluntariado. El voluntariado consistía en dar clases de alfabetización de español a mujeres marroquíes y pakistaníes. Fue muy interesante, estuve durante dos meses yendo dos días por semana. No sé si aprendieron mucho, pero algo seguro que sí, yo también aprendí mucho junto a ellas y gané seguridad a la hora de dar clases. No estaba sola en esa clase estábamos tres voluntarias. Una se encargaba de los niños, los hijos de las alumnas, otra daba clase como yo y nos distribuíamos el grupo. A veces, venían muchas y casi no dábamos abasto y otras solamente venían tres. Fuera como fuese intentábamos hacerlo lo mejor posible, aunque costase coordinar el grupo por el descontrol en cuanto a la asistencia y al desnivel del grupo. Unas iban muy adelantadas y si dábamos cosas que ya sabían se llegaban a aburrir y es fácil que se pusieran a hablar en su idioma, pero otras no era capaces ni de responder un “¿Cómo estás?” y entonces tenía que seguir otro proceso de aprendizaje. Yo me encargaba de las que tenían un nivel más básico, ya que necesitaban una atención más personalizada, por lo tanto en un reducido grupo hacíamos conversación.

A parte de haberme dedicado al voluntariado no he hecho gran cosa más. Bueno, sí, dejo de lado algo muy importante: el Braille. A finales de mayo me reencontré con el Braille, yendo a clases. Ya lo había dado cuando empecé a utilizar el sono-Braille, pero claro es muy distinto saber escribirlo que leerlo. Hay mucha gente que no lo entiende. Pero para escribirlo con alguna máquina, solamente necesitas saberte el orden de los puntos y teclear. Sin embargo, para leer esos puntitos tienes que estimular el tacto. Empezamos desde el principio, como se hace en todo, por el alfabeto. Primero unas cuantas letras, por separado y después ya se juntaban para formar palabras y más tarde vinieron las frases. Se me hacía y se me hace muy complicado distinguir según que letras cuando están en una palabra, se me juntan los puntitos de una letra con los de la otra, y si la otra frase no está a doble espacio casi también se intercalan con los de la primera frase. No es fácil, pero ningún proceso de aprendizaje lo es. Se trata de practicar. Nos han quedado en el tintero, ya que las clases han terminado por vacaciones de verano, los símbolos y acentos. Pero en un libro, el que me dio para que fuera practicando, están todas las letras y símbolos. Así que, después de mi viaje seguiré con el Braille. La combinación de seis puntos. ¡Qué artista este Louis Braille!  Tenía muy agudizado el ingenio para crear este sistema que no solamente ayuda a los sordos, sino que sobre todo les sirve a los sordo-ciegos. Ya que los ciegos aún tenemos muchos sintetizadores de voz que nos hacen la vida tecnológica más fácil, pero ellos no pueden recurrir a ese sistema, así que, ellos más que nadie se apoyan en el sistema Braille.

Cambiando y cerrando de tema y cerrando la entrada de hoy. Esta tarde nos vamos a Ibiza. Nos vamos durante una semanita a esa maravillosa isla blanca de donde es una buena amiga. ¿Recordáis cuando estábamos en Dublín? En Diciembre recibimos nuestra primera visita y fue la visita de los ibicencos: Cris y Dani. Pues a ellos son los que vamos a ver dentro de unas horitas. Tengo muchas ganas de verlos. Tengo muchas ganas de despegar para allí. Lo malo, entre comillas, es que Kenzie no viajará con nosotros. Hemos creído adecuado dejarla en buena compañía, con mis padres. Ella, como cualquier animal, lo pasa muy mal con el calor y si vamos a la playa, aunque pueda estar por ser perro guía, no creo  que sea buena idea que esté pasado calor, si salimos de fiesta tampoco vendrá. Básicamente iremos a la playa- espero que nos haga buen tiempo- y no quiero que lo pase mal. Me da mucha penita, porque nunca he estado más de un día sin ella, pero sé que estará bien. A veces, aunque a mí me gustaría que estuviera con nosotros, hay que pensar en el amical y si tengo con quien pueda quedarse, pues mejor que mejor. Eso sí antes de coger el viaje tuve que comentarlo a mis padres, porque sé que es una responsabilidad grande, tener que sacarla y estar por ella. No es como el gato que es más independiente, los perros requieren más atenciones. Pero, se comprometieron a cuidarla y sacarla, así que sé que lo harán, por ese lado puedo estar bien tranquila. Me hace gracia y me enternezco, porque ahora al verme que estamos liados con la maleta, nos mira y nos sigue de un lado para otro y como si se lo oliese está más mimosa de lo que lo está habitualmente, antes me ha cogido y me ha empezado a dar unos lametones en la cara que casi me deja sin ella. Se queda extrañada, aunque ya se lo he explicado…

A la vuelta contaré cómo ha ido el viaje y el recibimiento de Kenzie. Buenas vacaciones a quien las tenga y a quien no que disfrute del verano todo lo que pueda.  

¡Hasta prontito!   

Por cierto, aprovecho- desde está plataforma- para felicitar a mi tío JAIME que HOY (3 de julio) es su cumpleaños! Espero que pase un buen día! J

No hay comentarios:

Publicar un comentario