BIENVENIDOS A LA MALETA DE PILI:

Una maleta cargada de ilusiones, aventuras, anécdotas, sorpresas, recuerdos y mucho más…







domingo, 30 de julio de 2017

Barcelona 92

BARCELONA 92 


                                   JUEGOS OLÍMPICOS
Aros olímpicos

Esta semana se han conmemorado los 25 años de las Olimpiadas de Barcelona 92. Aquel julio se inauguraban las XXV Olimpiadas en la ciudad condal. Fue un hecho histórico para todos los barceloneses, que vieron cómo cambió su ciudad para ser la sede olímpica. Barcelona sufrió un gran cambio urbanístico, para dar una buena imagen al mundo. Deportistas internacionales recibieron la bienvenida de barceloneses ilusionados y orgullosos de una nueva Barcelona.

RECUERDOS
                                                                   
Curro y Cobi
Yo tenía 7 años cuando se celebraron los juegos olímpicos, así que, sinceramente, no recuerdo gran cosa de ese gran evento que se vivió en mi ciudad, Barcelona. Quizás por la edad que tenía me quedo con la mascota de las olimpiadas, Cobi. Cobi fue un dibujo creado por Mariscal, que nunca he sabido qué era realmente, si un perro o qué animal era. Petra, la mascota de las paralimpiadas también me gustaba mucho. Ese año también apareció una figura que fue la mascota de la Expo 92 en Sevilla, Curro. Curro era una mascota blanca llena de colores. Todas esas mascotas forman parte de la memoria infantil que divertían y daban color a eventos que cambiaron por completo a España, dándole luz y color. 

A pesar de que mis recuerdos sobre esos eventos que se vivieron en el año 92 no sean nítidos, sí que, gracias a las noticias, a la televisión y otros medios, recuerdo, aunque no lo haya vivido realmente, que fue un gran momento para todos.  La gran inauguración en el Estadio Olímpico de Barcelona fue un gran acto, lleno de personalidades llegadas de todas partes del mundo. Uno de los abanderados era quien es hoy nuestro Rey. El encendido del pebetero olímpica, todo el escenario a oscuras, y uno de los deportistas, Antonio Rebollo, sin que le temblase el pulso, a pesar de que millones de personas le enfocaban, estaban atentos a la gran hazaña que iba a realizar, lanzó la flecha con la antorcha y encendió el pebetero olímpico, siendo una de las imágenes más recordadas, por ser un encendido atrevido, pero por eso mismo recordado. Fue emocionante y a la vez hizo que todos estuvieran pendientes de ese momentazo. 

BANDA SONORA

Todos los recuerdos tienen una banda sonora en nuestra memoria, y en este caso al mencionar Olimpiadas 92 a muchos les viene a la memoria la mítica canción de la inauguración. Montserrat Caballé, cantante de ópera, cantaba junto a Freddie Mercurie, cantante del grupo Queen, la canción Barcelona. Lamentablemente Freddie Mercury había fallecido en noviembre de 1991, así que no pudo estar para el gran evento. De todas maneras, se había grabado en 1988 la gran actuación de Barcelona, que, sin duda, es un gran himno a la ciudad. La fusión de los dos grandes cantantes, sumado a la falta de uno de las grandes voces del rock, hizo que fuera más que emocionante escuchar en el escenario olímpico ese gran himno a la ciudad.



En una ciudad como Barcelona no podía faltar la rumba catalana. Peret, Los Manolos y otros amenizaron ese verano del 92 con sus grandes canciones. Ellos también hicieron un gran himno a la ciudad que por aquellos momentos tenía el poder, a la Barcelona hechicera y todos bailaron al son de Barcelona tiene poder. Amigos para siempre también fue una de las canciones que sonaban, cantada en catalán, castellano y en inglés, símbolo de la unión de ese gran acontecimiento deportivo en la ciudad. Canciones que animaban a bailar, sonreír y sentirse orgullosos de Barcelona.

LA GRAN TRANSFORMACIÓN
Ciudad de Barcelona y el mar

Barcelona sufrió muchos cambios arquitectónicos y de mentalidad. No solamente se convirtió en el gran escenario para unas olimpiadas, sino que fue la gran excusa, para invertir millones y remodelar la ciudad. Para ese año, 1992, la ciudad contaba con una Vila Olímpica que daba al mar, un puerto, la Barceloneta que había quedado relegada con el paso del tiempo, volvió a relucir como en tiempos pasados. Barcelona se abría al mar, estaba mejor comunicada y surgieron las rondas que unía Barcelona de una forma más rápida y cómoda para los vehículos. El distrito de Sant Martí, número 10 de Barcelona, también se quiso vestir de gala para las olimpíadas, y dio un gran cambio, un lavado de imagen, haciendo Ramblas donde había descampados, por ejemplo: Rambla Guipuúzcoa y Rambla Prim, dejaron de ser solares  llenos de tierra y polvo, para ser bonitas ramblas donde pasear. 
En definitiva, la ciudad dejó de ser gris, para obtener luz gracias a la concesión de las Olimpiadas. Un evento olímpico que duraría dos semanas, hizo que Barcelona cambiase, que el espíritu de ser una ciudad abierta a todos se hiciera más patente. El mundo no conoció a una simple ciudad con mar que abrazaba con ilusión esos ansiados juegos, sino que fue mucho más. A lo largo de la historia Barcelona ha cambiado mucho, pero siempre que ha sido sede de exposiciones universales, olimpiadas u otros eventos, se ha querido vestir de gala e invertir, para que el mundo tuviera una mirada moderna y fresca de la ciudad. Sin duda, aquel verano de 1992 fue el gran año: el de la transformación de Barcelona, el de la ilusión y el de las Olimpiadas.

¿Y TÚ, QUÉ RECUERDAS?

¿Qué recordáis vosotros de ese año 92? 
¿Alguna canción?
¿Las olimpiadas?
¿La Expo92?
¿El Dreamteam?
 ¿Wembley 92?
¿Os marcó ese año? 


No hay comentarios:

Publicar un comentario