BIENVENIDOS A LA MALETA DE PILI:

Una maleta cargada de ilusiones, aventuras, anécdotas, sorpresas, recuerdos y mucho más…







domingo, 14 de mayo de 2017

Fechas para recordar: 11 de mayo

Números en el calendario que marcan la diferencia

ANIVERSARIO DE CON MIS OJOS
Esta semana se han cumplido tres años del estreno de Con mis ojos, un programa de televisión en el que Kenzie y yo viajábamos por muchos rincones de España, conociendo otras culturas, tradiciones y sobre todo descubriendo nuevas actividades de gente maravillosa. He hablado en muchas ocasiones de lo que significó para mí vivir una experiencia como aquella. Me sacó de la rutina, me hizo viajar, conocer a personas profesionales que nos acompañaban y asesoraban en todo momento, pero sobre todo, como siempre digo, espero que también ayudase a otras personas a ver los viajes con otra mirada, la mía. A pesar de tener resto visual, y no ver al 100% se puede disfrutar de los viajes, de las actividades, de la vida en general, de otra manera, pero se puede hacer.

NOSTALGIA
Ahora que el tiempo ha pasado y la nostalgia me embarga, me queda un buen sabor, un regusto de lo que viví, como digo en muchas ocasiones fue todo un regalo. Sin duda, fue algo duro, enfrentarme a diferentes situaciones, no por las actividades que tenían pensadas para mí, sino porque todo era nuevo y el vértigo que da dar un paso al frente al grito de acción ante situaciones que no controlas, siempre da un poquito de temor: al no hacerlo bien, a no dar una buena imagen, quizás por todo aquello y por el frenesí de la rapidez de los hechos  a veces no disfruté como debería de todo aquello, pero ahora que miro desde la distancia sé que hice bien en aceptar todos los consejos que los compañeros me dieron, en vivir todo aquello y sobre todo en dejarme llevar.  Ahora todo aquello parece un sueño, a ver hecho tantas cosas en tan poco tiempo, por suerte hay testimonio gráfico que todo aquello no fue un sueño, lo viví y quedó grabado. 



EL ESTRENO
Un 11 de mayo de 2014 se estrenó en la 2 el programa que con tanto cariño estábamos grabando. A mis compañeros también les costó trabajar con el handicap de una persona ajena al mundillo de la televisión, que no sabía nada de nada de cámaras, de escenas, de locutar, y que encima en ocasiones no sabía ni qué entorno le rodeaba porque  no lo veía, además de ir acompañada con un perro guía.  Ese 11 de mayo aún  en pleno rodaje, vinieron amigos a casa para ver con nosotros el estreno, estaba ilusionados, pero yo me moría de vergüenza, porque a pesar de haber  locutado lo que iban a ver  no había visto el resultado íntegro de  lo que iban a ver.  Mis amigos, familiares y la gente que en definitiva me conoce no se iban a sorprender de nada, porque en muchas de las situaciones que me iban a ver me habían visto actuar en vivo y en directo, pero la cosa cambiaba porque me iban a  ver a través de la pequeña pantalla. Se reían, porque e reconocían en expresiones y decían que esa frase era muy mía, ese gesto de sorpresa también y tal otro también, pero a mí me daba nervios, a pesar de haberlo vivido, me partía de risa, me daba algo de pudor que me vieran y comentasen, porque una cosa es vivirlo y otra es revivirlo. 
Durante el programa y al finalizar recibí más mensajes que en toda mi vida, ni siquiera un día de cumpleaños había recibido tantos mensajes al móvil, incluso me  lo tuvieron que leer, para que el móvil, el voice over mi lector de teléfono, no se volviera loco. Me sorprendí de algunas felicitaciones, porque se acuerda de ti gente con la que apenas no  tienes relación, pero por el simple hecho de haberte visto en televisión es como si de repente se les encendiera la lucecita de los recuerdos, y les dio por mandar un mensajito. La verdad es que no podía creer que tantas personas me hubieran visto. 

EL DESTINO
Estos días a pesar del tiempo transcurrido, he caído en lo caprichoso del azar y he recordado que se estrenó un once de mayo y que a mi peluda me la dieron un 11 de marzo, como si el 11, la ONCE y todo lo relacionado con los dos palitos que conforman esa cifra tuviera mucho que ver conmigo misma y mi destino.  Un número a veces no significa nada, pero cuando te cambia la vida y hace que tu vida tire por un camino u otro hace mucho,  como si de una señal de tráfico se tratase, queda retratada en las señales del camino de la vida. Sobresale sobre  otros números que hay en el calendario , porque la lucecita de los recuerdos  hace que se ilumine cuando llega, igual que sucede con los cumpleaños de los seres queridos, que te da un toquecito en tu corazón. 


POR MUCHOS AÑOS QUE PASEN…
Así que por mucho tiempo que pase no olvidaré que un 11 de marzo conocí a mi peluda, Kenzie, quien me cambió la vida y me dio mucha seguridad para andar por los senderos de ésta. Tampoco olvidaré que el 11 de mayo se estrenó Con mis ojos, una experiencia que viví junto a mi peluda, la cual no hubiera sido lo mismo sin ella.  
Así que no sé si tendrá que ver el destino, el número 11, las decisiones que tomamos o no, pero hay fechas en el calendario que deslumbran por encima de otras y pasen los años que pasen yo seguiré recordándolas, porque marcan un antes y un después en mí.


No hay comentarios:

Publicar un comentario