BIENVENIDOS A LA MALETA DE PILI:

Una maleta cargada de ilusiones, aventuras, anécdotas, sorpresas, recuerdos y mucho más…







martes, 19 de abril de 2016

¿Qué hora es?

¿Qué hora es?

¿Qué harías si te preguntan qué hora es?
Se supone que lo que harías, sería dirigirte a tu muñeca y echarle una ojeada a tu reloj. Si eres de los que no  llevas reloj, seguro que llevas un móvil, así que lo sacarías de tu bolsillo y con un simple vistazo sabrías qué hora es.
Sin embargo, por un momento, piensa qué harías si no vieras. No podrías mirar el reloj, ni el móvil. Pero…
¡Alto! ¡Qué no cunda el pánico! No te pongas nervioso, hay alternativas ¿o qué te pensabas que los ciegos no sabemos qué hora es? ¡Error! Sabemos perfectamente qué hora es. Sin embargo, no lo sabemos echando un vistazo a ese reloj que tú miras, sino que, existen: relojes parlantes, relojes braille, y por supuesto los móviles con un software que tienen voz.
 Así que, si nos preguntan qué hora, si llevamos un reloj parlante le daremos a un botón, y en vez de mirar qué hora es, nuestro oído será nuestro ojo que oirá la hora qué dice el reloj. Si por el contrario, es un reloj braille, nuestros dedos nos descifrarán la hora qué es. Opciones no faltan, pero ¿cuántas tenemos?
Sinceramente no muchas. Recuerdo que cuando veía utilizaba reloj, uno de esos relojes planos de una marca conocida como: Swatch, o, ¿quién no ha tenido un Casio? Y no me refiero al famoso Casio reloj- calculadora.
¿Cuántas marcas de relojes conocéis? 
Os diré unas cuantas que ahora mismo se me pasan por la cabeza: Festina, Calypso, Casio, Swatch, Omega y podría seguir, pero de qué serviría seguir mencionando marcas de reloj.
Pues, pensad: ¿cuántas de estas marcas creéis que fabrican relojes accesibles? ¿Cuántas? ¡Ninguna! ¿Por qué? No lo sé, pero me fastidia mucho, no poder optar a ninguna de estas marcas, no por el fabricante en sí, si no porque no tantas opciones para escoger, no hay tantos modelos. Si hablamos de accesibilidad, de normalización, yo debería tener la oportunidad de optar a alguna de las marcas enumeradas, pero no es así. Yo no digo que hagan multitud de relojes accesibles, pero sí que una parte de su fabricación se centrase en las personas con discapacidad, porque creo que somos como todos y también queremos saber qué hora es. Vale, que muchos de los relojes se centran en la imagen, que si la esfera es bonita, más grande, más luminosa, pero aunque no lo veamos, también queremos lucirlo, queremos tener la oportunidad de poder comprar relojes de todo tipo, pero accesibles. ¿Por qué de qué me sirve que el reloj sea muy bonito si no puedo utilizarlo? Pero, creo que estética y funcionalidad, accesibilidad, no tiene por qué estar reñido. Sé que estoy hablando por hablar, ni soy ingeniera, ni diseñadora, pero no creo que fuese tan complicado, porque de hecho sí que existen, como he comentado relojes accesibles, así que tan complicado no puede ser. Pero, no les debe apetecer embarcarse en la aventura de llegar a todos los públicos.

Si yo quiero comprar un reloj adaptado tengo que ir a una tienda específica, llámese la tienda de la ONCE, tiendas de baja visión o por Internet. Pero, ¿por qué no puedo ir a unos grandes almacenes y probarme el reloj que yo quiera? ¿Por qué no puedo ir a la relojería de mi barrio y que me aconsejen? No os creáis que no he ido a preguntar, pero cuando lo he hecho, se lamentan y me dicen que no tienen nada para mí, que en tal caso vaya  a la ONCE.
De acuerdo, me resigno y voy, no me queda otro remedio, si quiero tener un reloj al que pueda acceder. Sin embargo, cuando voy me encuentro que no hay más de seis o siete modelos diferentes. Relojes que podrán ser muy prácticos, pero lo que se dice a la moda, lo que se dice modernos y originales, como que no son, y eso que han mejorado mucho con los años. Hay relojes que funcionan con batería solar, digitales, analógicos, muchos parlantes, otros con braille.   Aquí os dejo algunos modelos que podemos encontrar: 

Reloj analógico braille



Reloj digital parlante
Talking: Uno de los primero srelojes parlantes.









El otro día una compañera de trabajo se compró un reloj de esos inteligentes, que aparte de servir como reloj, te cuentan los pasos que das, te miden el pulso y recibes las notificaciones del móvil. Es táctil, por tanto no puedo acceder a ese reloj, por mucho que me guste. Así que mi gozo en un pozo, me consuelo sabiendo todas las aplicaciones que tiene gracias a las explicaciones que me da mi compañera. Ella lo disfrutará y yo seré testigo de los pasos que ha dado ese día, porque me lo va contando. 
El único smart watch accesible que hay en el mercado es el Apple Watch, pero es un reloj de un coste elevado, así que por el momento lo descarto. Además, entre todos los relojes inteligentes que están saliendo, de momento solamente podemos optar a este, cuando la mayoría de gente puede escoger entre diferentes sistemas, modelos, precios y demás. Volvemos a lo mismo, hay que ir a una tienda específica, gastarse una pasta y elegir solamente uno en concreto.

¿Dónde está la igualdad? Si todos fuéramos iguales, todos tendríamos un hueco en esta sociedad, pensarían más en nosotros, habría más empatía y sabríamos qué hora es en el reloj que quisiéramos, sin tener que ir a sitios restringidos y concretos. 
Con esto no quiere decir que todas las personas con discapacidad visual vayamos con el mismo reloj, aunque sí que es cierto que casi muchos coincidimos con el mismo. De hecho yo ahora mismo, no llevo ni reloj, desde que hace unos cuantos meses perdí el mío. Así que si quiero saber qué hora es, no me queda otro remedio que recurrir al móvil, yendo con él a todas partes. Un móvil que también es de una marca en concreto, Iphone, sí, parece que Apple sí que le dio por pensar en la accesibilidad y facilitarnos un poco las cosas ante el mundo tecnológico táctil que ha despertado.
He intentado en varias ocasiones ir a la tienda de ONCE para comprarme un reloj en condiciones, ya que no siempre me gusta depender del móvil, pero desde hace más de seis meses no tienen. Me comentaron que tuvieron problemas con el proveedor de China, porque casi todos los relojes parlantes vienen de ahí. Sí, que tienen algunos modelos prácticos, sencillos y que te pueden sacar del apuro, pero para eso, ya tengo el móvil y ya me voy apañando.

Por supuesto, si estoy equivocada, y alguien sabe de alguna marca conocida que haga relojes para invidentes, por favor, que me lo haga saber. Para nada quiero desprestigiar estas marcas, simplemente intento reflejar una realidad que quizás es algo desconocida. Yo he preguntado, he rebuscado por Internet y no he encontrado nada. Si estoy equivocada, estaré dispuesta a saber más, porque si alguien me abre los ojos y me descubre nuevas opciones, será una maravilla.

De momento, si no llevo reloj y algún día me quedo sin batería en el móvil o me lo dejo en casa, tendré que ser yo la que pregunte: ¿qué hora es?    

"Para algunos vivir es galopar
un camino empedrado de horas, 
minutos y segundos. 
Yo, más humilde soy 
y sólo quiero que la ola que surge 
del último suspiro de un segundo, 
me transporte me cida 
hasta el siguiente." - Extremoduro (Salir)




No hay comentarios:

Publicar un comentario