BIENVENIDOS A LA MALETA DE PILI:

Una maleta cargada de ilusiones, aventuras, anécdotas, sorpresas, recuerdos y mucho más…







martes, 29 de octubre de 2013

Presentación del nuevo miembro de la familia

UN NUEVO MIEMBRO EN LA FAMILIA

Desde hace una semana contamos en  casa con un nuevo miembro. Su nombre es Rufi y es una carolina. Sí, es un pájaro pequeñito, amarillo, con unos mofletes colorados y una cresta  amarilla. Es muy gracioso, es pequeñito y  solamente  tiene dos mesecitos, o  alguno más, pero es lo que nos dijeron en la tienda. En principio, también por lo que nos contaron en la pajarería, es macho. Aunque según  he leído, si es tan pequeño,  todavía no se puede saber, porque a los seis meses hacen una muda de plumas. Pero, sea macho o hembra ya ha  empezado a formar parte de nuestra familia.

El sábado día 19 fue su primera noche en casa. Estaba muy  asustado. Un sitio nuevo, gente que no conoce y un nuevo hábitat para él.   Sin embargo, le acogimos lo mejor posible, no queríamos asustarle. La verdad, es que mejor que en la tienda, supongo que debe estar. Nos  enamoró con esos colores vivos, y a mí me dio penita al verle tan solito en la jaula de la tienda. Realmente, no lo compramos ni porque fuera  bonito, ni por pena, ni por nada de eso. Simplemente hacía tiempo que yo estaba encaprichada con un pájaro, más concretamente con una carolina o ninfa. De pequeña había  tenido una, y guardo buenos recuerdos de su estancia en casa.  Pero, no me había atrevido a dar el paso. Comprar un animal siempre es una gran responsabilidad, y hay que pensárselo más de dos veces: pensar en si podrás atenderlo,  en qué harás si te vas de vacaciones, y sobre todo , mi mayor preocupación era saber cómo se llevaría  Kenzie, nuestra  pequeña mimada de la casa, con un nuevo miembro en la familia.  Pues, Kenzie vino con  nosotros a la tienda, y cuando veía que me acercaba a la jaula, ya no le hacía mucha gracia, pero como siempre que dejo de prestarle atención.  Ahora, solamente hace una semana que está en casa el pajarito, y Kenzie está bastante celosilla, más que nada, porque ha dejado de ser el centro de atención. La intento compensar esos achaques de celos, dándole mimitos, pero también tiene que entender que hay un nuevo animalito, y forma parte de la familia.  Le va a costar asimilarlo, estoy convencida, pero poco a poco se llevarán bien, eso espero. Aunque, por supuesto, tendremos que vigilar a la celosa, no vaya a ser que  en un arrebato y en un despiste nuestro,  se  lleve a la boca al pequeño volador.

Pensareis que si está en la jaula, Kenzie no tiene porqué  tener la tentación al alcance del hocico. Pues…es que  Rufi es muy manso, es muy pequeño y  lo dejamos suelto. Se deja coger, no pica, porque aún tiene el pico  sin formar del todo. Y además, ya que está en casa, mejor  que pueda desahogarse volando un poco, estirando sus alas y siendo “libre”. Eso sí, no solamente tenemos que  vigilar  con la celosa, también tenemos que vigilar que  todas las ventanas estén cerradas, más que nada, porque  por muy tranquilo y domesticado que pueda estar, en un arrebato  se le puede  ir  las ansias de volar y escapar y no saber regresar. 

Teniendo en cuenta todas estas precauciones, solamente cabe decir que hemos tenido mucha suerte con este animalito. De momento, y espero que siga siendo así, ha demostrado tener un carácter afable, se deja coger, y  baja la cabecita para que le acariciemos, le encanta. Este tipo de ave, las carolinas, son  de la familia de las cacatúas y pueden llegar a reproducir  sonidos, no tales como un loro lo haría, pero sí que silbidos. De momento, no nos hemos puesto en la labor de enseñarle, quizás más adelante, pero el pobre con siete días ya ha tenido suficiente con conocernos e intentar asimilar tantos cambios seguidos.


Para que sirva de presentación oficial, os dejo una foto de nuestro pequeño ruiseñor:  
Rufi suelto


  Como podéis comprobar, parece un payasín con esos coloretes naranjas que tiene al lado de los oídos. Es muy guapo. ¡Qué voy a decir yo! Ya os iré contando sus progresos, fase de adaptación, relación con nosotros y con Kenzie y cómo  le va por estos lares. En próximas entradas contaré: las hazañas, aventuras y desventuras de Rufi. 

Rufi relajado
Rufi dejándose axariciar, agachando la cabecita

3 comentarios:

  1. Muy hermoso.A lo mejor para la próxima foto hasta le ha crecido la cresta amarilla.¿Tiene los ojos rojos o es un efecto de la cámara?
    Bueno...ahora hay que buscar información de las Carolinas en wikipedia...que ya nos has encaprichado con estos animalitos Pili...

    ResponderEliminar