BIENVENIDOS A LA MALETA DE PILI:

Una maleta cargada de ilusiones, aventuras, anécdotas, sorpresas, recuerdos y mucho más…







miércoles, 1 de mayo de 2013

¿Quién me ha robado el mes de abril?



¿Quién me ha robado el mes de Abril?

Casi sin darme cuenta, ya estamos en Mayo. El mes de Abril ha tenido que pasar y yo no me he dado cuenta. Casi no he sido consciente de ello. Solamente me he dado cuenta de estar en otro mes al mirar el calendario y ver que alguien o algo me ha robado el mes de abril.

He vivido el mes de abril, han pasado muchas cosas. Algunas buenas y otras no tan buenas. Pero lo he vivido que es de lo que se trata. Pero, a pesar de que este mes tiene 30 días ha sido como si hubiera tenido siete días. Una semana que ha pasado volando.

A finales de Marzo, principios de Abril,  regresó un año más la primavera. Pero, este año no le he dado la bienvenida como se merece. No me ha alegrado que llegase, porque parece que no viniera con buen tiempo, más bien con tempestad. Además de mal tiempo, en todos los sentidos, el polen, las alergias y demás hace que la primavera no sea tan agradable.

Además la primavera es un tiempo muy raro, no sabes ni qué ponerte. Un día amanece con un Sol que parece que te vas a derretir, y al día siguiente te cae un chaparrón. Vas en el metro y mucha gente está estornudando, tosiendo o maqueando. No es una época muy normal. Hay un dicho que dice: “La primavera la sangre altera” y no me extraña, porque con tanto cambio.

Solamente ha hecho que empezar esta nueva estación y parece que todo sean cosas malas. No es así. Pero, de lo que no cabe duda, es que es una época extraña y llena de cambios.

Primer cambio: Cambio de hora. El último sábado de Marzo se hace el cambio de hora. Hemos adelantado la hora, para ahorrar luz y aprovechar más la luz solar. Síntoma de que estamos en una nueva estación y de que el verano se acerca.

Segundo cambio: Cambio meteorológico. Como he comentado antes, no sabes ni qué ponerte. Un día te asas, porque aún piensas que sigues en invierno, y al día siguiente con las mismas prendas estás bien. Te levantas hace Sol, te confías, sales a la calle y llegas empapada, porque te ha caído una tormenta. El viento también juega malas pasadas, empezando por el ruido tan siniestro que hace, con ese silbidito, que no me hace ni pizca de gracia. El sonido del viento solamente es una de las cosas que no me atrae, porque hay muchas más: como te descuides te entra algo en el ojo, te despeina, o bien se te cae algo o se te vuela cualquier cosa.

Tercer cambio: Este cambio afecta principalmente a Venezuela, pero en definitiva a todos aquellos que creemos en una democracia. Murió Hugo Chávez. Muchos creían que con esa muerte, su vida cambiaría. Podrían vivir en democracia, en libertad y la dictadura se habría acabado. En cambio, por arte de magia, hay elecciones y sale el hijo del Sr. Hugo Chávez, Chávez junior. Las esperanzas de muchos venezolanos se vieron destrozadas. Pero, es que hay gente que por muy bueno que vaya a ser un cambio, no acepta así como así un cambio. Siempre es complicado una transición, ¿por qué? Por miedo. Miedo a lo desconocido, prefieren vivir, aunque no sea de la mejor forma, pero de una manera que ya conocen.

Cuarto cambio: El cambio que nunca llega a España: El paro sigue creciendo, cada vez con cifras más alarmantes. La economía sigue siendo una vergüenza. Lo que tiene que subir que es la economía baja, y lo que tiene que bajar que es el desempleo, cada día sube más y más. Parece que este país necesita un cambio, per de momento durante el mes de Abril no ha habido ningún cambio positivo.

Quinto cambio: No es ninguna novedad que durante el mes de Abril se celebre Sant Jordi. Pero, a nivel personal, sí que ha resultado algo diferente que, aparte de mi pareja, me regalase una rosa el jefe donde estaba realizando una sustitución, Un detalle que nos gustó a todas, por si acaso llegábamos a casa y no teníamos nada. Es una tradición que me encanta, ¿a quién no le gusta recibir una flor? Por otra parte, yo aún tengo pendiente regalar el libro, pero si estás leyendo estas líneas, que sé que sí, que sepas que no me olvido y pronto lo tendrás en tus manos.  

Sexto cambio: A nivel profesional, durante el mes de abril, he vuelto a tener una oportunidad. Por unas semanas he dejado de estar parada, para estar activa. Haciendo una sustitución de recepcionista donde siempre. Me he vuelto a reencontrar con un sitio conocido, gente conocida y funciones conocidas. En ese sentido, al ser el mismo trabajo que realizo desde hace unos meses, no es ningún cambio Pero sí que lo es, porque he salido de un aletargamiento, para enfrentarme de nuevo a los madrugones y al día a día que nos ofrece el poder trabajar. Aunque sea por unas semanas, me he sentido realizada, y me encanta que se sigan acordando de mí siempre que me necesiten.

Séptimo Cambio: A nivel personal, me apetecía desde hacía tiempo hacerme un cambio de look. Mi pelo largo ya me estaba hartando mucho. Tanta pelea diaria, acabar luchando, para dominarlo, hartarme y al final acabar haciéndome una cola de caballo. No, así no podía seguir mucho tiempo. Me lo he cortado muy cortito, ahora ni coleta, ni horquillas, ni nada de nada. Es muy práctico peinarse, muy rápido y cómodo. Además, con tanto aire y viento, me río, porque no me despeino.

Octavo cambio: Hablando de pelos. Para pelos los que suelta Kenzie. Ahora está en la época de cambio de pelaje, se está preparando para el veranito y está haciendo cambio de muda. Pero, tela, la cantidad de pelos que se le cae. Si no fuera porque tiene mucho estaría calva. Pero, no es así. Durante la primavera y otoño son las épocas del año que hacen el cambio. Pero, tal y como me comentó el veterinario, viviendo en un piso aclimatado, les engañamos y les da la sensación de estar siempre en primavera. Así que no me extraña que pierda siempre tanto pelo.

Seguro que han sucedido muchos más cambios,  pero entre todos estos y los que ha habido, ¿qué ha pasado con el mes de abril? Ha estado repleto de cosas y yo prefiero omitirlo, casi ni me he dado cuenta. He querido correr, y he ido tan veloz que ya estamos en Mayo. A ver, qué nos deparará Mayo. Espero que muchísimas cosas mejores que en Abril. Que nadie te robe el mes de Mayo, te pertenece, disfrútalo.  

El mes de abril no ha pasado desapercibido, pero para mí es como si me lo hubieran robado. No lo he saboreado, porque no me apetecía saborearlo, pero sé que lo he vivido, porque estoy en otro mes. Dejo la canción de Sabina que lleva el mismo título que mi entrada: ¿Quién me ha robado el mes de abril?  



No hay comentarios:

Publicar un comentario