BIENVENIDOS A LA MALETA DE PILI:

Una maleta cargada de ilusiones, aventuras, anécdotas, sorpresas, recuerdos y mucho más…







jueves, 27 de diciembre de 2012

Crónica de una Nochebuena anunciada

Preludio de Nochebuena 2012 

Texto escrito la tarde de Nochebuena. No lo publiqué, pero como dejé en la última entrada…había condimento y entrada prevista. Ya que está escrita, que menos que copiarla y compartirla en el blog. Así que, aquí está la entrada de la Navidad 2012. 



NI el mundo se ha terminado, ni nada de nada. Lo único que estamos en Navidad, un año más, sin más. Cada año pasa más desapercibida la Navidad, a pesar de las luces y el consumismo que reina por la ciudad. Cuando somos niños se vive con ilusión, y cuando tienes a niños que lo viven con tanta ilusión te lo trasmiten. No es mi caso. No tenemos a nuestro alrededor ningún niño, así que las fechas han llegado casi sin darnos cuenta. Casi sé que son fechas navideñas, porque la gente te felicita las fiestas, porque hemos comprado lotería y porque hoy es Nochebuena y nos reuniremos la familia.

En cuanto a lo de desear felices fiestas, a veces se dice casi sin darnos cuenta, casi por decir. De todas maneras, se diga como se diga, se dice y no está de más, lanzar al viento un buen deseo para el prójimo, por tanto me alegra y se agradece escuchar ese latiguillo final. Normalmente, esa frase se dice al final de una despedida, una buena despedida, deseando felicidad al otro. Sin embargo, ya hace tiempo que dejé de enviar postales. Esa tradición se ha perdido, no es que porque yo no lo haga ya no lo haga nadie, pero siendo realistas es mucho más efectivo un correo electrónico, que sabes que llega a su destinatario, sin pérdidas por el camino, y es mucho más inmediato. Pero, ¿y dónde quedó la gracia de abrir el buzón y encontrarte esas postales escritas a mano? Quedó relegado a años anteriores. Lamentablemente, todo aquello que la tecnología suple, va quedando para los recuerdos. Escribir postales navideñas requiere tiempo, esfuerzo y dinero, algo que se puede sustituir por diferentes medios más inmediatos: e-mail, sms, whatsap, etcétera. Da igual como se haga, aunque algunos de los medios como el tradicional guste más, la cuestión es llegar al objetivo final: felicitar las fiestas navideñas a todos los que quieres, deseándoles lo mejor.

La lotería, parece que todo el mundo espere al 22 de diciembre, para ver si la suerte cambia y un poco de dinero llega a sus bolsillos. Desgraciadamente, en muchos de los casos, solamente sirve, para que ese dinero desaparezca de tus bolsillos comprando décimos no premiados. Sin embargo, el azar es lo que tiene, que si no compras seguro que no te toca. Este año no nos ha tocado nada. De hecho, yo ni he comprado, así que obvio que no me haya tocado. Pero, Carlos sí que había comprado algún décimo de los que jugaba su empresa, siempre queda bien comprarlo, más que nada, porque si toca y no has comprado pasas a ser denominado como: el pringado. De esos números, hay uno, que al menos, le ha tocado la devolución, así que es como si no hubiera perdido nada. Pero, vamos, que aunque sea un número, una participación o algo, seguro que todos jugamos, aunque sea porque alguien te haya regalado algún número. Como digo, un año más no salimos de pobres, aunque ya dicen que lo importante es la salud. Además este año hay una novedad: el premio gordo de la lotería ha tocado en nuestra barriada: La Verneda. Me hizo gracia ver el establecimiento de loterías, que lleva más de 20 años allí, por la televisión, y sobre todo ver la celebración y la gente saltando de alegría. A pesar de que no creo que nadie de los que fueron agraciados estuvieran allí celebrándolo. También, me hizo gracia escuchar comentarios por los medios de comunicación, del estilo que había tocado en una barriada humilde y muy afectada por la crisis, y es que es verdad; es un barrio humilde y donde durante este año se han producido bastantes desahucios. Así que, aunque este año no nos haya tocado, al menos me alegro que haya tocado tan cerquita. No me arrepiento de no haber ido este año a comprar a esa lotería, porque aunque hubiera ido allí, ¿quién dice que hubiera cogido ese número? Yo no, porque tampoco cojo el número por n ada en especial, así que puede que sí, pero también hay bastantes probabilidades a que hubiera comprado otro número.

En cuanto a que hoy es Nochebuena, pues sí. Hoy es Nochebuena y mañana es Navidad. Es lo que tiene que sea 24 de dicembre, que cada año se repite Nochebuena y los peces y los humanos vuelven a beber. Bueno, dejando de lado los villancicos, hoy es el día, en que nos reunimos los miembros de la familia: para cenar, para vernos, para estar juntos, y ponernos al día. Sin embargo, hoy faltarán algunas personas importantes en la mesa: una de ellas es mi prima Susana, que como ya es una mujer casada y hay que repartir, pues la Nochebuena le toca pasarla con los suegros. De todas maneras, sé que en otra fecha la veré, y oye, si le toca ir a casa de los suegros le toca, no vale escabullirse. A mí me toca mañana (Navidad) ir a casa de la familia política. Aquí todos tenemos que cumplir e intentar repartirse equitativamente.
Pero, hay otra persona dentro de la familia, que faltará: mi abuelo. No, porque esté con su hijo, y no le toque pasar las fiestas con nosotros, que también. Sino que, el pobre, desde hace unos días está ingresado en el h hospital. Resulta que, llevaba unos días que le costaba bastante respirar y, el ventolín ya no le ayudaba, ni le hacía mucho. Así que, la familia con la que está le llevó de urgencias, y ese susto se convirtió en un ingreso. Ayer fui a verlo, y le daba igual que fueran fiestas, a pesar de que ya se encontrase mejor, parece que no tuviera muchas ganas de que le dieran el alta. Él estaba bastante bien, que la cena estaba muy buena y estaba a gusto. Imagino que, cuando llegas a ciertas edades ya te da igual la fecha del año que sea y lo que se haga, son demasiados años, demasiadas vivencias y parece que haya perdido la ilusión por todo y por la época del año que sea. Solamente, espero y deseo que se recupere, que aunque él crea que está muy bien en el hospital, allí no le van a dar el cariño que le espera en casa, además si está fuera del hospital, de esa habitación pequeña, significará que estará recuperado. Los achaques no hay nadie que se los pueda quitar del todo, porque vienen con la edad, y si ya tiene más de noventa…aunque le cueste asimilarlo, no es un chavalín, para que esté dando saltos, brincos y caminando sin cesar, es normal que algo le duela. Pero, en este caso, espero que no tenga tantas dificultades para respirar y le envíen para casa.

Continuará…. 

Todo lo que tiene un principio, tiene un final. Las fiestas, los banquetes, las reuniones y las celebraciones no han terminado, así que con resaca, empacho o lo que sea volveremos,  para contar más cositas. ¡Felices fiestas a todos!  


No hay comentarios:

Publicar un comentario