BIENVENIDOS A LA MALETA DE PILI:

Una maleta cargada de ilusiones, aventuras, anécdotas, sorpresas, recuerdos y mucho más…







martes, 17 de abril de 2012

100 años del Titanic

Efemérides: 15 de Abril del 2012
¡Ay, ay, ay! El tiempo pasa volando, más que volando. Casi sin darnos cuenta pasamos de un segundo a un minuto y de un minuto a una hora y así van pasando los días. La semana pasada quería haber escrito para haber realizado un homenaje a la efeméride del Titanic y a todas las víctimas de la tragedia. Sin embargo, hemos empezado otra semana y no lo he hecho.
El día 15 de Abril, domingo fue el aniversario de dos acontecimientos: uno más personal y otro a nivel histórico. El primero, era el cumpleaños de alguien que ya no se encuentra aquí en este mundo con nosotros. Sin embargo, me sigo acordando de su día, de su persona y de lo que fue para mí. Ella era mi abuela, mi yaya. Y aunque ahora no esté aquí, he vivido tantas cosas con ella, que aún me gustaría que estuviera por aquí, ya que hay mucho que se quedo por ver, conocer y sobre todo yo de conocer de ella. Nunca te cansarías de conocer a alguien. Nunca te cansas de querer a alguien, de añorar. Quizás, ella nos esté observando por alguna mirilla desde algún lugar. Puede ser. O no. Se puede alegrar de muchas cosas que ve, pero de otras también se puede sentir muy triste. Sin embargo, ella ya no está aquí para que se exprese. Ella vivió lo que tuvo que vivir, así es la vida.  Así es el destino pone inicio y final a la vida y a las situaciones que nos vamos encontrando por el camino. 

La otra efeméride que se celebró el domingo fue el centenario del hundimiento del Titanic. Famosa historia conocida por la escarizada película de James Cameron. Película que fue tan premiada en la época por sus actores, por su banda sonora, efectos especiales y sobre todo por los detalles de una historia real. No todo lo que se cuenta en la película es real, pero es lo que tiene la ficción que por mucho que esté basada en un hecho real no tiene porque ser igual al 100%. James Cameron incluyó una fantástica historia de amor dentro de la tragedia, eso no sabemos si fue real o no. No hay nadie que lo atestigüe. Sin embargo, lo que que sabemos es el nombre del personaje que interpreta el actor Leonardo Di Caprio, Jack Douson, que existió. Este hombre, irlandés, estaba embarcado en el “insumergible”. Era carbonero y trabajaba en las calderas. Para nada su historia fue como la que narra la película. Él estaba casado, ya había hecho viajes en trasatlánticos, y esta se había enrolado en la travesía, porque su cuñado iba también con él trabajando. Un trabajo duro donde los haya. Cuentan que cuando estaban mareados, les tumbaban, les tiraban un cubo de agua para espabilarlos y tenían que seguir para ganarse el jornal. En 1912 las clases sociales estaban muy separadas. Así que mientras en ese barco viajaban ricos de la época, primera clase, privilegio solamente de algunos. Otros trabajaban sin cesar para que ellos disfrutasen de su maravilloso y soñado viaje.  Las diferencias de clases siempre han existido y  existe, pero cuando se dan situaciones exageradamente trágicas, no vale el dinero, ni tu clase. En este caso que valía, porque se salvaban según en que clases estaban, empezando por mujeres y niños. Se demostró la clase humana, cuando muchos hombres de primera clase se podían haber salvado y dejaron que en su lugar fueran mujeres con bebés. No sabemos realmente lo que ocurrió. A pesar de saber que chocaron con un iceberg. Sin embargo, aún me sigo preguntando cómo en un barco tan preparado pudo suceder. Pero las grandes catástrofes suceden sin explicación alguna.
 Siguiendo con el Titanic...durante estos días nos han bombardeado de documentales, noticias, homenajes y demás sobre ello. Aún siguen investigando el alcance de la tragedia. Aunque poco a poco el gigantesco barco va despareciendo. Dentro de unos años no quedará resto, solamente estará en la memoria de algunos. El barco no se puede rescatar, porque al estar en aguas internacionales no pertenece a ningún país en concreto. Además está muy estropeado por las condiciones en las que se encuentra, a más de 4000 metros bajo el mar, con lo que con lleva: bacterias, aguas gélidas y el paso del tiempo. Me pregunto muchas cosas, pero que muchas de ellas no se pueden responder. Otras sí, pero tampoco es plan de hacer una tesis del Titanic. Una de las preguntas es cómo era posible que alguna gente tuviera objetos de dentro del barco, ya que no creo que en los últimos momentos de tu vida pienses en robar, aunque hay gente para todo. Sin embargo, el instinto de supervivencia es el que es. Las mareas debieron hacer que flotasen. ¿Pero los platos flotan? Según el principio de Arquímedes un cuerpo total o parcialmente sumergido en un fluido en reposo, recibe un empuje de abajo hacia arriba igual al peso del volumen del fluido que desaloja
Y por último, este blog lo empecé antes de ir a Irlanda. Pues el Titanic tiene mucho que ver con ello. Cuando fuimos a visitar el Norte de Irlanda, fuimos a Belfast y allí vimos el astillero donde se construyó el famoso trasatlántico, un agujero inmenso donde estuvieron trabajando para crear un potente e gigantesco barco. Pero de allí no salió, sino que partió desde Cork, Irlanda. Lugar que no visitamos, pero como siempre se dice más vale dejar algo que ver, para luego poder volver y poder visitarlo. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario