BIENVENIDOS A LA MALETA DE PILI:

Una maleta cargada de ilusiones, aventuras, anécdotas, sorpresas, recuerdos y mucho más…







sábado, 4 de diciembre de 2010

NIEVE, NIEVE, Y MAS NIEVE.....


Desde la última vez que escribí en el blog, el protagonista principal es: el tiempo.
Como os dije, la última vez que escribí estaba un poco constipada, y así estuve toda la semana, con mucha tos y malestar general. 
El miércoles no fui a clase porque no me encontraba en condiciones, sin embargo teníamos visita. El viernes anterior, la despedida de Manel y César, les habíamos dicho a los coreanos: Yumi y JK que viniesen a casa, ya que nos iban a preparar comida típica coreana. Y así fue. Yo no me encontraba muy fina, me quedé en casa, y después, sobre las dos y algo apareció Carlos con: Yumi, JK, Alicia y Roberta. Gracias a las mesas de IKEA nos pudimos apañar bastante bien. Alicia y yo comimos en el suelo con cojines, y los demás comieron sentaditos. Así que dentro de lo que cabe nos apañamos bastante bien. La comida estaba muy rica. En un momento JK y Yumi se pusieron a preparar la comida y en un momento estaba. Hicieron un plato, especie de spaghetti con una salsa típica, que estaba rico, pero anda que no te dejaba lleno. Y de segundo, aunque parezca raro, una sopita con esa misma pasta que picaba bastante, y eso que ellos decían que no ¡menos mal! Y para picar unas algas. La verdad es que todo muy rico. Nos lo pasamos muy bien. Y la sopita calentita me sentó muy bien para mi resfriado. De todas maneras me seguía encontrando un poco pachucha.
El jueves me levanté con ganas de ir a clase y lo intenté, pero a medio camino, entre el frío y mi tos -no paraba de toser-, aunque ya me encontrase mejor, volver a casa para hacer reposo. Ya que estar por ahí pasando frío no era lo más recomendable. Y volví yo solita, bueno con Kenzie, a casa. Era la primera vez que volvíamos a casa sin nuestro magnifico guía: Carlos. ¡Y lo logramos! Eso sí, al ir sin él tuve que esperar a que todos los semáforos pitasen cuando estaban verde, y no veas como tardan. En una de las esperas vino una mujer para ofrecer su ayuda, y le dije que me avisara cuando estuviera verde, yo creo que ahí nadie espera a que se ponga del color para cruzar, con tal de no esperar cruzan cuando creen oportuno…
Bueno, el viernes, por fin, que fui a clase. Aunque no paraba de toser. La verdad, es que éramos poquitos en clase, solamente 6. Lo bueno es que no estaba muy perdida, porque Carlos el día anterior había hablado con mi profesor para decirle que yo no me encontraba muy bien y le pidió lo que habían hecho durante la semana, así que bien. Pero los viernes en clase son un poco relax, a parte de hacer repaso de lo que hemos hecho, y hacernos un test, después del break siempre hacemos algún juego. El juego de esta semana fue hacer un debate, así nos ayuda a mejorar la fluidez oral, nos ayuda a comunicarnos en inglés con más soltura. Ese viernes la academia organizaba una fiesta en un pub llamado “Living room” que está por el centro. Y ahí fuimos. Además, Carlos aún tenía su dólar para gastar (al final no eran 3 cervezas gratis, sino que lo entendimos mal, era una cerveza gratis. Confundimos “free” con “three”…o quisimos entenderlo mal, no sé, jaja). Nos lo pasamos muy bien. Esa “fiesta”  en la que había mucha gente de Delfín, también nos servía para despedirnos de: Alicia que ya volvía a Murcia y de Roberta que el lunes ya volvía a Italia. Así que pasamos la noche hablando, bebiendo pintas y bailando un poquito. Y me encontré con María Sol, una chica argentina, que también estaba en la academia, y también había sido su último día. Aunque no hayamos coincidido con ella en clase, ya que ella es de Advance, es una chica muy simpática, y la conocimos en un pub, y después la hemos seguido viendo en la academia y en Deicies. Sus planes eran viajar por Reino Unido y quedamos que el día antes de coger su vuelo, el día que volvía a por sus maletas quedaríamos para despedirnos en condiciones, así que nos dimos nuestras señas. Y en principio, mañana, domingo, quedaremos. Ya que el lunes se va para Buenos Aires. Como ya dije en la anterior entrada, todo el mundo se va yendo…
Salir del pub fue increíble, porque hacía bastante frío, con lo bien que se estaba ahí dentro. Los coches estaban helados…preludio de lo que iba a ocurrir.

El sábado por la mañana cuando nos levantamos estaba todo blanco. ¡había nevado! J 

No recuerdo que hicimos el sábado, síntoma que no debió ser muy interesante lo que hiciéramos. El domingo recuerdo que salimos a hacer turismo, caminando bajo la nieve. La que mejor se lo pasó fue Kenzie que se iba comiendo la nieve, pero a pesar de lo que yo pensaba guió muy bien, a pesar de las distracciones que tenía. 
Fuimos hasta Stephen Park, un parque muy bonito, no tan grande como el Phoenix Park, que aún tenemos pendiente ir a visitarlo, pero bonito. No lo vimos verde, sino que estaba bajo un manto blanco, y el lago que tiene estaba medio congelado: ¡pobres patos!
La verdad, es que fue una odisea volver a casa, porque en trozos donde no había tanta nieve, había hielo, con lo que conlleva resbalones. No nos llegamos a caer, hicimos patinaje artístico para evitar caídas, pero alguna que otra caída vimos. Y desde entonces no ha parado de nevar.

¿Qué es lo que mejor puede sentar para un resfriado? No, nada de sopitas y solecito. Frío y nieve, eso, eso! Pues eso es lo que he tenido nieve y más nieve. Pero, afortunadamente estoy mucho mejor. Gracias a los cuidados que me han hecho, a ser buena, al vicks vapor rub, y que tampoco me iba a durar toda la vida este constipado. Así que se puede decir que ya estoy buena.
De todas maneras, el martes fui a la farmacia a comprar un jarabe. No cómo, pero al final me entendieron. Aunque cuando me preguntaron que tipo de tos, le puse un ejemplo, más claro imposible.

5-0
El lunes al terminar la clase, el profe dijo que había un partido muy importante para España que si alguien lo iba a ver, y un chico y yo levantamos la mano, e hizo un sorteo para regalar un dólar (esos que después te canjean con una pinta) y me tocó a mí. Y es que era verdad, por la tarde habíamos previsto ir a ver el Barça. No sabíamos muy bien a donde ir, pero que me tocase el dólar sirvió para acabar de decantarnos por el “Living Room”. Yo quería ir con Kenzie, pero mucha gente me aconsejo que no era muy buena idea, porque habría mucha gente. Y menos mal que les hice caso, porque estaba súper lleno. Llegamos casi una hora antes de que empezase el partido y estaba el ambiente calentito, no había ningún sitio, ni un taburete donde sentarse. Así que salimos afuera, a la zona de fumadores, donde hay estufitas y pantallas, y ahí también estaba lleno, pero encontramos un pequeño sitio donde quedarnos. Dentro habíamos visto a Alejandro, un chico que había ido a Elemental con Carlos, y como estaba solito se vino con nosotros. Eso sí, sacó su taburete afuera, dijo de ir turnándonos. Sin embargo, no hizo falta porque los que estaban sentados en nuestra mesa, debían ser irlandeses y no les interesaría el partido, y poco antes de que empezase el partido se fueron. Así que tuvimos asiento los tres. Alejandro vive en Salamanca, y la semana que viene ya se marcha. Él es del Madrid, pero no estaba muy convencido de que ganase. Lo bueno es que tampoco le interesaba mucho el partido y me dio conversación, mucha, porque le gusta mucho hablar. Durante el partido empezó a caer granizo, después nieve y después llovieron los goles, todos del Barça. Disfrutamos mucho viendo el partido, la gente estaba muy contenta, es que creo que nos sentamos en la zona culé, jeje. Alejandro estaba un poco cabreado con su equipo, y decía que no sabía para qué había ido, que lo único que había hecho era congelarse los pies. Nos hubiéramos quedado más ratito, porque se vivía muy buen ambiente, la gente estaba contenta, aunque fueran con camisetas del Madrid. Todo el mundo saludaba con la mano, mostrando los 5 deditos. Incluso en el pub pusieron la música de “We are the champions” y la gente cantaba y reía. Pero ya nos fuimos, al día siguiente teníamos que madrugar, y aún teníamos que sacar a la nena y cenar. De camino a casa nos nevó, aunque no mucho. Afortunadamente, se puso a nevar más fuerte cuando ya estábamos en casita.
Creo que es lo único interesante que hemos hecho esta semana, ir a ver la victoria del Barcelona, porque a parte de ir a clase. Lo que hemos hecho es quedarnos en casita descansando, calentitos y haciendo deberes, poco más.

Podría haber escrito antes, pero hemos estado enganchados a una serie de tve1 “Desaparecida”. Yo, ya la había visto, pero no me acordaba mucho, y como se puede ver por Internet y se escucha bien, pues hemos estado viéndola. Ya que desde mi ordenador, las películas que nos bajamos o series no se escuchan muy alto, me faltan unos altavoces.
El jueves la academia había propuesto una salida a una galería de arte. A Carlos no le hacía gracia, y como a sí, y además era gratis, iba a ir con Yumi (que ahora va a mi clase) y otra chica de mi clase que también es coreanano me atrevo a poner el nombre, porque no tengo ni idea-. Sin embargo, el jueves nos avisaron que por las condiciones climatológicas habían anulado la salida, demasiada nieve. Y menos mal que lo hicieron, porque el jueves estando en casa vimos nevar sin parar, no paraba de nevar, y nos alegramos de estar en casa sanos y salvos, sobre todo calentitos. Como el jueves les había dicho a mis compis coreanas que me quedaba a comer con ellas y no lo hice, porque no me había llevado comida y ellas se tenían que ir pronto para poder coger el tranvía, LUAS, sin problemas. Pues dijimos de quedar el viernes y después ir a tomar algo o dar una vuelta, así practico inglés. Pero el viernes por la mañana recibí un mensaje de Yumi diciendo que no había clase, que la academia estaba cerrada, que ya quedaríamos el lunes. Se lo dije a Carlos y dijo que lo mirásemos en Internet, no fuera a ser que lo hubiera entendido mal el mensaje y me estuviera diciendo que ella no podía ir a clase. Y sí, nos conectamos y teníamos e-mail de la academia diciendo que por seguridad, por la nieve, se anulaban las clases.
Así que estamos teniendo un fin de semana más largo, pero sin hacer nada.
                       
Ayer y hoy no ha nevado, pero sigue habiendo mucha nieve. Llevamos varios días queriendo hacer un muñeco de nieve en el jardín, pero como no paraba de nevar no lo hacíamos. Y ayer entre que nos levantamos tarde y estábamos vagos, pues tampoco. Pero hoy, no por la mañana, pero después de comer hemos salido al jardín y nos hemos puesto manos a la obra. ¡He hecho mi primer muñeco de nieve! J
Hemos temido por su vida, porque mientras íbamos haciendo, iba subiendo de tamaño, Kenzie estaba jugando como loca con la nieve, y a pasado rozando varias veces por el “Copito”, pero está sano a salvo. Ahí, os dejo unas fotos para que le echéis una ojeada a nuestro muñeco de nieve. A ver cuánto dura…poco a poco se irá deshaciendo, ley de vida…jaja.

                           
Mañana quedaré con la argentinita, y ya no hay planes. El lunes empieza la semana y espero que que podamos ir a clase sin problemas. Aunque dicen que este temporal durará aún una semana, no creo que siga nevando tanto, ya llevamos dos días sin que nieve, ya se verá.  

P.D: Como, al final, juega el Barça-Osasuna. No podré colgarlo en el blog, hasta después del partido. Porque ahora le toca el turno de tener el ordenador a Carlos, ya que intentará ver el Barça por Internet. Bueno, espero que al menos lo pueda colgar hoy.


¡Hasta prontito!

No hay comentarios:

Publicar un comentario